skip to main content

Centro de Servicio

Noticias destacadas de clientes: Waltron Bull & Roberts

 Ver todo educación y recomendaciones

enero 11, 2021

Noticias destacadas de clientes: Waltron Bull & Roberts

Jon Guy es el presidente y director ejecutivo de Waltron Bull &; Roberts, una compañía que se especializa en el manejo químico del agua y del vapor. Keith Buscio, vicepresidente, director de Relaciones Públicas, Provident Bank, habló con Jon para obtener más información del éxito de la compañía y cómo Provident ayudó a Waltron durante uno de los años más difíciles que ha enfrentado la compañía.

KB: Háblenos de su empresa

JG: Fundado en 1903 por los químicos Irving Bull y Alfred Roberts, Waltron tiene un largo historial de experiencia en manejo químico del agua. La compañía comenzó como laboratorio analítico y de consultoría en el Bajo Manhattan en la Ciudad de Nueva York, un lugar perfecto para tomar muestras, analizar y dar recomendaciones para el agua de la caldera de los muchos barcos de vapor que llegaban al puerto principal. De hecho, nuestra compañía fue pionera en el primer programa de tratamiento de agua de calderas modernas, incluyendo el primer programa químico del agua de energía nuclear en un barco comercial, y en un momento tuvo casi a la mitad de la flota mercante de EE. UU. bajo contrato.

La compañía fue vendida en 1984. En ese momento, la compañía se centraba en los instrumentos analíticos relanzados con la marca Waltron. Estos instrumentos ayudarían a analizar el equilibrio ente el agua y el vapor para las compañías y los negocios que necesitaban que el agua fuera pura. Por ejemplo, generación de energía, procesos industriales y semiconductores. Para ponerlo en perspectiva, el analizador de sodio de Waltron puede medir un grano de sal en una piscina olímpica. En 2014, asumí la propiedad del negocio y me di cuenta de que el nombre original todavía estaba disponible, así que lo fusioné con el nombre actual y así nació Waltron Bull & Roberts.  

KB: ¿Cómo ha afectado la pandemia a su empresa?

JG: Hemos monitoreado la pandemia desde sus primeras etapas. En 2016, inauguramos una oficina de ventas en China. Cuando empezó la pandemia, nuestro director de ventas chino estaba en confinamiento desde el Año Nuevo Chino, que fue a mediados de enero de 2020. Mientras nos manteníamos en contacto con nuestro mercado chino, anticipamos que nuestras ventas en China se verían afectadas y así fue. Teníamos negocios importantes programados para los meses de febrero y marzo de 2020. Estos se atrasaron hasta abril y mayo. Aunque China empezó a salir de la peor parte de la pandemia, vimos cómo los mercados europeos empezaron a sentir el impacto. Tenemos socios en Europa que apenas estaban empezando a ver lo peor de las cifras del coronavirus en ese momento. Ahora teníamos una alta demanda de suministros de los clientes y ninguna manera de producir los productos con suficiente rapidez para cubrirla.  En ese momento, empezamos a sentir la animosidad y la ansiedad de no saber si tendríamos las mismas restricciones que nuestros socios comerciales extranjeros.

Poco tiempo después, cuando la preocupación empezó a establecerse, recibimos una carta de la MARINA diciendo que seguiríamos trabajando, que no deberíamos cerrar en ninguna circunstancia. Nunca bajamos el ritmo. Nuestros empleados siguieron trabajando y pudimos mantenernos abiertos para hacer negocios durante la pandemia.

KB: ¿Cuáles son algunos de los cambios que tuvo que hacer a su empresa que nunca habría esperado hacer en estas fechas el año pasado?

JG: Las ventas que coordinamos usualmente exigen que los empleados salgan de la oficina. Tenemos distribuidores en todo el mundo. Aunque los servicios se estancaron por un período de tiempo breve durante todo esto, aprendimos que necesitábamos volvernos más creativos en lo que se refiere a mantenerse en contacto con los clientes. Nuestros clientes son negocios esenciales, como las plantas de energía. Aunque las plantas de energía tienen que permanecer abiertas para trabajar, no significa que siempre necesiten comprar nuevos instrumentos para funcionar. Aquí es donde empezamos a hacer más videoconferencias, videos de capacitación de ventas y “manuales de procedimientos” para los clientes.

KB: ¿Cómo ayudó a algunos de sus clientes durante la pandemia?

JG: Desde el principio, queríamos asegurarnos de que, si enfrentábamos retos para llevar los suministros a nuestros clientes, tendríamos las soluciones para superarlos. El objetivo era asegurarse de tener un plan antes de que llegara el desastre. Pudimos ayudar a nuestros clientes manteniendo a los empleados trabajando, nuestras puertas abiertas y teniendo formas virtuales para ayudarlos.

KB: ¿Cuáles son algunos de los mayores retos que enfrentó durante la pandemia?

JG: Cuando es propietario de una pequeña empresa, no hay mucho espacio para cometer errores. Durante la pandemia, tuvimos que hacer movimientos atentos y precisos o nos arriesgábamos a perderlo todo. Personalmente, mi tolerancia al riesgo es diferente a la de una persona promedio. Eso es parte de ser el propietario de un negocio. Tuve que aprender que no todos tienen la misma tolerancia al riesgo que yo. Necesitaba asegurarme de que mis empleados se sintieran seguros en el trabajo y también atender sus preocupaciones de seguridad y salud. Cuando fue posible, los empleados pudieron trabajar de manera remota. Aunque por otro lado, todos en la industria manufacturera tienen la capacidad de trabajar de manera remota. Entonces, era importante para mí decirles a mis empleados que aunque trabajaban de manera remota, era extremadamente importante que se mantuvieran enfocados y productivos.

KB: ¿Cómo cambió la pandemia la forma en que hará negocios en el futuro?

JG: Nos preparamos para buscar más financiamiento y recursos una vez que supimos qué tan malo sería esto. Mi principal preocupación era mantener a nuestros empleados trabajando. El equipo de SBA en Provident Bank fue extraordinario. Sin duda, he comprobado que la atención al detalle de Provident y el compromiso con sus clientes ha sido el éxito para mi negocio. La ayuda que recibí del equipo de SBA con el Programa de protección de cheques de pago fue perfecta. Debido a la organización superior de Provident, la atención a los clientes y mi preparación oportuna de los documentos, en tan solo unos días recibimos el financiamiento que necesitábamos del Programa de protección de cheques de pago. En adelante, siempre daré esos pasos adicionales respecto a la preparación. La preparación ayudó a mi negocio a superar los días más difíciles con éxito. El capital de trabajo me ayudó a restablecer las operaciones en los Estados Unidos, así que dependemos menos de los negocios extranjeros, lo que demostró ser una amenaza cuando la pandemia global afectó a China y a Europa. El Programa de protección de cheques de pago salvó a mi negocio.

KB: ¿Cómo ayudó Provident Bank a su negocio durante la pandemia? ¿Cómo demostraron su compromiso?

JG: La comunicación del equipo de SBA en Provident Bank fue sobresaliente. Matt Flannery y su equipo fueron increíblemente responsables y me ayudaron a compartir información. Él y su equipo pudieron explicar siempre la información nueva del Programa de protección de cheques de pago de manera completa y clara. Fue la confianza de saber que Provident Bank me apoyaba y sabía cómo manejar la situación de manera precisa. Esto es lo que diferencia a Provident Bank de otros bancos. Me aseguré de compartir mi experiencia con Chris Martin, presidente y director ejecutivo de Provident, y le expliqué lo mucho que el equipo de Matt Flannery había ayudado a mi empresa. Quería que supiera lo orgulloso que debe estar de su equipo. Incluso cuando el mundo se esté cayendo sobre usted y su empresa, Provident Bank tiene los recursos y las estrategias para manejarlo y lo hacen fácilmente. ¡Eso es un compromiso con el que puede contar!

VER ARTÍCULOS SIMILARES
 Jan

Noticias destacadas de clientes: Roxiticus Golf Club

VER  Vistas 98

JOIN THE CONVERSATION